Inicio | Izabal | Los Amates | Zonas arqueológicas


Quirigua

Descripción

Este cuenta con un área protegida de treinta y cuatro hectáreas (34 ha) las cuales no han sido alteradas desde 1910, cuando la United Fruit Company, dueña de una gran extensión de tierra destinada a la siembra de banano, declara esta como área de reserva, en donde aun se conserva un remanente de bosque muy húmedo subtropical, el cual funciona como un refugio para diversas especies de flora y fauna de la región (Figura 2). El sitio arqueológico de Quirigua fue un pequeño centro de la época Clásica Maya localizado en las Tierras Bajas del sudeste de Guatemala. Fundado en el año 426 d. C como un puerto de intercambio dada su ubicación estratégica en la margen norte del Río Motagua, lo que le permitía a sus habitantes el acceso directo a diversos productos y bienes de intercambio como obsidiana, plumas de Quetzal, basalto así como el acceso a las fuentes de jadeíta y las conexiones o redes comerciales que el río ofrecía desde las Tierras Altas de Guatemala hasta la Costa del Caribe. La importancia de Quirigua a nivel cultural radica en que a pesar de ser un pequeño centro y que no presenta una arquitectura monumental, posee una de las plazas más extensas del área maya, así como el conjunto escultórico más impresionante, con el monumento esculpido más alto (Estela E) que se ha registrado hasta la fecha en Mesoamérica. Es por esto que el 31 de octubre de 1981 la UNESCO, le otorgó a Quirigua la categoría de Patrimonio Cultural de la Humanidad, tomando en cuenta los siguientes criterios: Representar un logro artístico o estético singular, una obra maestra del genio creador humano. Haber ejercido gran influencia, durante un periodo concreto o en un área cultural del mundo determinada, en los ámbitos de la arquitectura, las artes monumentales o la planificación urbana y la creación de paisajes. Ser un ejemplo eminentemente representativo de un tipo de estructura que ilustre un período significativo de la historia. Compartió con Copán el dominio de rutas comerciales y el control en los suministros de materias primas (jade y obsidiana) en la elaboración de artículos ceremoniales. El Sitio Arqueológico está comprendido por la Gran Plaza, Acrópolis, Plaza del Juego de Pelota, Grupo Este, Grupo Sur y una excepcional colección de monumentos esculpidos (estelas, altares y zoomorfos). La Gran Plaza está constituida por los monumentos esculpidos y las plataformas de baja altura que limitan el espacio público. La Acrópolis de Quirigua consiste en un conjunto de edificios de tipo palacio que posiblemente funcionaron como recintos administrativos o residenciales que se distribuyen alrededor de un patio central. Una de las construcciones más antiguas de la Acrópolis la constituyen el edificio 1B-2 y 1B-6. El edificio 1A-11 fue también construido durante el Período Clásico Tardío, y corresponde a una pirámide maya escalonada. Los asentamientos periféricos Este y Sur, pertenece al Clásico Tardío, y corresponde a plataformas alargadas de baja altura, que probablemente alojaron a una familia cercana a la nobleza.


Ubicación

El nombre del yacimiento arqueológico de Quiriguá es derivado de la aldea cercana que lleva el mismo nombre. El sitio está ubicado en el municipio de Los Amates del departamento de Izabal, a una elevación de 75 msnm. Se encuentra a poco más de doscientos km al noreste de la Ciudad de Guatemala, a 48 km al norte de Copán5 y 15.7 km al noroeste de la frontera internacional con Honduras. Situado a orillas norte de la cuenca baja del río Motagua, Quiriguá se encuentra en el punto donde el valle se ensancha en una llanura aluvial, dejando el sitio expuesto a inundaciones periódicas a lo largo de los siglos. Durante el período de ocupación de la ciudad el río pasaba cerca de su centro, pero desde entonces ha cambiado su curso y ahora fluye a 1 km al sur del centro ceremonial.


Reseña histórica

Posiblemente Copán estableció la ciudad maya Quirigua, la cual estuvo bajo su dominio alrededor de 300 años, con la finalidad de controlar la importante ruta comercial del río Motagua en Guatemala y las conexiones de intercambio entre las Tierras Bajas del Norte y las Tierras Bajas del Sur. Los primeros habitantes de Quirigua del Clásico Temprano (250 – 600 d.C.), posiblemente eran originarios del centro de El Petén y porque la casa fundadora de Copán poseía estrechas alianzas con Tikal. Las ciudades de las Tierras Bajas del Período Clásico se caracterizan por la consolidación de un proceso urbanístico bien definido trazado por calzadas, templos piramidales que giran alrededor de un núcleo central o plaza, se inicia el uso del concepto de las ciudades estado y se usa el glifo emblema símbolo de independencia de cada ciudad. Las primeras construcciones de Quirigua (450–725 d.C.) son modestas en escala y consistían en edificios y plataformas hechas con piedras de río, rellenos de sedimentos compactados con guijarros y adobe. Durante el Clásico Temprano fueron mejorando las técnicas constructivas, pues fue adoptado el sistema constructivo de muro y bóveda, el encajuelado, la técnica de construir sobre lo construido y el uso de estuco. Se localizó al este de la Acrópolis en una subestructura anterior, un entierro probablemente del fundador de Quirigua (edificio 1B-6), se cree que este era un lugar elegido para colocar tumbas y altares de los fundadores, como sucede en Tikal y otras ciudades de las Tierras Bajas. La inclinación de los mayas por las renovaciones periódicas y frecuentes expansiones de los edificios condujeron a los gobernantes de Quirigua, a reconstruir constantemente su ciudad. Al final del Clásico Temprano el desbordamiento del río Motagua azotó la ciudad y se produce un hiato, que posteriormente marca el nuevo florecimiento para la ciudad. El Gobernante 5 de Quirigua fue representado como vasallo del Gobernante 12 de Copán Imix Humo, sobre el Altar L, conmemorando el fin de katún. Este cambio de poder es crucial en la historia de ambas ciudades, puesto que en el año 724 d.C., asciende al cargo como nuevo señor de Quirigua K´ak´ Tiliw Chan Yopaat, bajo la autoridad del Gobernante 13 de Copán, Waxaklajuun Ub´aah K´awiil. Es así como, durante el Período Clásico Tardío, después de 35 años de reinado, en el año 736 d.C., K´ak´ Tiliw Chan Yopaat, conformó una alianza con el rey de Calakmul, para derrotar a la ciudad de Copán y fue hasta el año 738 d.C. cuando el gobernante de Quirigua se rebeló capturando y sacrificando al gobernante de Copán, posiblemente con la finalidad de controlar la ruta comercial del Motagua. El gobernante victorioso K´ak´ Tiliw Chan Yopaat, llevó al máximo esplendor la ciudad de Quirigua, con la construcción de nuevos palacios en la Acrópolis Sur e impresionantes espacios públicos como la Gran Plaza al Norte, la cual fue utilizada probablemente para el intercambio comercial y para conmemorar sus logros, pues fue embellecida con imponentes estelas, altares y zoomorfos. El último gobernante de Quirigua, fue identificado como Cielo Jade, quien ascendió al trono en 810 d.C. Durante su reinado se esculpieron dos monumentos (estelas I, K) y se llevó a cabo la reconstrucción de la Acrópolis, el edificio 1B-1 en el lado sur y 1B-5 en el norte. La inscripción del edificio 1B-1 narra una aparente conmemoración de final de katún en 810 d.C., en donde participan el gobernante 16 de Copán, Yax Pasaj y Cielo Jade. Esto indica que al parecer Quirigua dependió nuevamente de la dinastía de Copán. En el año 1798, Juan Payes adquirió unos terrenos a orillas de río Motagua, en donde descubrió las ruinas. El arqueólogo norteamericano John L. Stephens y el inglés Federick Catherwood fueron los primeros en visitar y estudiar la cuidad en ruinas. Son las publicaciones de John Stephens las que motivan al Ingles Alfred Maudslay, a realizar varias temporadas de trabajo en el sitio entre los años 1881 a 1884, consideradas como la primera investigación científica llevada a cabo en Quirigua. Durante esta época los trabajos más significativos de Maudslay se concentran en la limpieza la vegetación y musgo que cubría a los monumentos con el objetivo de poder documentarlos mediante la elaboración de dibujos, calcos en papel, y fotografías de gran calidad (Maudslay 1889: 1-6). Posteriormente entre los años 1910 a 1933, la Escuela de Arqueología Americana y la Institución Carnegie de Washington, realizan diversos trabajos de investigación arqueológica entre los que destacan los trabajos de 1933, los que estuvieron a cargo de Earl Morris y Gustav Stromsvik quienes se concentraron en levantar y colocar sobre bases de hormigón a las estelas E, H, I y J, las cuales habían colapsado años atrás, así mismo colocan verticalmente algunos monumentos levemente inclinados y realizan excavaciones en la base de los mismos en búsqueda de ofrendas o escondites, descubriendo los altares zoomorfos O y P (Morley, 1936: 6-16). Sin embargo estos primeros trabajos solo se concentraron en la documentación de los monumentos y en la colocación de estos en su lugar, pero no contemplaron la protección de los mismos ya que estos siguieron a la intemperie y sujetos daños causados por agentes naturales y humanos. No es sino hasta mediados de los años 70 cuando el Museo de la Universidad de Pennsylvania inicia un proyecto de investigación en Quirigua entre los años 1975 a 1979. Tiempo en el cual se retoman nuevas acciones para la protección de los monumentos, como fue la aplicación de varios químicos para remover los hongos que cubrían los monumentos (Hale 1983: 102-109) y la colocación de las primeras varadas de metal, para evitar que el publico tocara o rayara los monumentos como había sucedido en el pasado, sin embargo estas carecían de techo. Gracias al Proyecto Quirigua del Museo de la Universidad de Pennsylvania se investigó el grupo principal y los asentamientos circundantes entre los años 1974-1979 en colaboración con el IDAHE. Luego se realizaron proyectos de investigación arqueológica por parte de Robert J. Sharer en los años de 1983-1990. En 1989 se realizaron estudios por parte del Banco Interamericano de Desarrollo, pero no hubo relevancia en cuanto a restauración y conservación del mismo. En los años 1993-2007 Matthew Looper realizó estudios intensivos relacionados a la epigrafía maya. Por medio del Acuerdo Gubernativo 673-2003 del 13 de octubre de 2003, el área de protección del Parque Arqueológico Quirigua fue traslado al Ministerio de Cultura y Deportes. En 1896 (360 años después de la conquista de Chuwa Nima´Ab´Äj), descubre este lugar un arqueólogo alemán llamado Karl Sapper, que se instala en medio de las ruinas y pasa 8 días realizando notas y haciendo dibujos del sitio arqueológico. En 1954 se inició la investigación del sitio, bajo el mando de la Misión Franco Guatemalteca, dirigida por el Dr. Henri Lehmann realizada en 4 temporadas, en donde se logra consolidar y restaurar la mayor parte de las estructuras. Lamentablemente el terremoto de 1976 causó gran daño al sitio, por metodología errónea aplicada. Las crónicas kaqchikeles de la época colonial como los documentos Ch´ajoma, Xajil, Xpantay, Título de Jilotepeque y Los Anales de los Kaqchikeles nombran a Mixco Viejo como Chuwa Pek Q´eqak´ajol Nima Ab´aj que significa “Gran piedra ante la cueva de los hijos de la noche”, lo que se puede asociar con la cueva que se encuentra al sur de la ciudad y un gran peñasco al norte del mismo que podría ser referido como la gran piedra. Investigaciones recientes han propuesto que la identificación histórica que se conocía por el cronista del siglo XVII Francisco Fuentes y Guzmán en su “Recordación Florida”, sobre el sitio de Mixco Viejo sea el denominado sitio de Jilotepeque Viejo de Carmack. La fundación de la ciudad es dada por los pokoman que son expulsados de Baja Verapaz por la expansión k´iche´ y que llegan al altiplano en conjunto con los ch´ajoma, descendientes de Zacualpa.


Tarifa

Cobro de ingreso: Según Acuerdo Gubernativo 282-2007 Nacionales: Q. 20.00 Extranjeros: Q. 80.00


Horarios

Horario de atención: 8:00 – 16:30 (Lunes a Domingo).


Ubicación

Los Amates, Izabal



Genera Correo